Sistemas de cajones para persianas | Metálicas Oleta

Sistemas de cajones para persianas

 

Una persiana es un elemento mecánico que se coloca en el exterior o interior de una ventana para regular el paso de la luz y el control de la privacidad. Las persianas pueden fabricarse de diferentes materiales,  el  PVC y el aluminio son los más populares por su ligereza y resistencia al deterioro. La persiana presenta un doble movimiento de apertura y cierre que se manifiesta por lo general en una acción de subida y bajada. El sistema más habitual consiste en enrollarla para recogerla en un tambor superior y desenrollarla para desplegarla. Para ello, la persiana se compone de lamas que se enrollan encajadas a unas guías.

Básicamente pueden presentarse de 3 maneras:

SISTEMA COMPACTO

1. Sistema compacto.

Es el más utilizado en el mercado también llamado tipo monoblock. El cajón de persiana se coloca justo encima de la ventana formando un bloque compacto que simplifica la instalación y ofrece un aspecto elegante.

Además facilita el acceso al mecanismo interior para su mantenimiento y reparación.

El sistema compacto es recomendable para obras nuevas o de reposición de ventanas. Además ofrece un aislamiento termoacústico y ofrece estanqueidad  al conjunto.

 

SISTEMA MINI

2. Sistema mini.

Está pensado para posibilitar la instalación de una persiana cuando tenemos una ventana sin persiana y no queremos hacer obra, o simplemente porque no queremos quitar la ventana.
El cajón no queda encima de la carpintería, sino que se instala por el exterior, delante de la ventana o sobre la fachada, la instalación es sencilla y sin apenas necesidad de hacer obra. Al quedar el cajón por fuera de la ventana, no hay transferencia térmica y posibilita el ahorro de energía.

 

SISTEMA TRADICIONAL

3.Sistema tradicional.

No es un cajón como tal, pues los componentes y la persiana se registran en el techo (cajón registro de obra). Se hace un hueco en  la propia obra para el registro de la persiana y requiere la colocación de algún tipo de tapa en el interior de la vivienda (de escayola o madera) para acceder al mecanismo para tareas de mantenimiento y reparaciones.
Permite obtener grandes niveles de aislamiento ya que no tiene conexión con el exterior.